T&Y Noticias octubre 8, 2021

La rodilla es un punto de suma trascendencia de las extremidades inferiores. Padecer dolores en ésta articulación ocasiona problemas para caminar e inclusive puede ser invalidante. Debido a la ozonoterapia y en un número limitado de sesiones se puede aliviar el dolor de aquel punto tan fundamental como es la rodilla. El médico Humberto Loscertales, experto en ozonoterapia del Centro Ozono Medical en Barcelona, explica los beneficios de la ozonoterapia al momento de aliviar dolores articulares.

Dolor de rodilla y ozono

La rodilla es una de las articulaciones que mejor reciben el tratamiento con ozono/oxigeno. En cuestión de 4 o 5 sesiones el paciente empieza a percibir el cambio debido a que el cartílago inicia su proceso de recuperación. Por consiguiente no solo se resuelve el problema a grado sintomático sino también de manera regenerativa. La calidad de vida de los individuos que optan por la ozonoterapia mejora sustancialmente tras someterse a este tratamiento.

Resultados rápidos

En el caso de la rodilla, las sesiones exactas para empezar a percibir mejoría son escasas. Ésto es de esta forma ya que a medida que haya algo de reserva del cartílago éste se regenerará sin inconvenientes al aplicarle el ozono. El ozono estimula su construcción y reproducción, recuperándose de cada una de sus erosiones y pérdidas. La magnitud de las úlceras además influirá en la época principal para la recuperación de la rodilla. Cuánto más pequeña, más veloz se curará. Por esa razón es tan fundamental no dejar que el dolor se cronifique e ir al especialista en cuanto se noten las primeras molestias.

¿Cómo se Aplica?

El procedimiento de la ozonoterapia cuando se detecta dolor articular en la rodilla se basa en filtrar el ozono de manera directa en la articulación mediante infiltraciones. El ozono se expande y empieza a trabajar a partir del primer momento. A lo largo de 5 semanas se va a hacer una infiltración a la semana, y desde aquel instante las sesiones se irán aplazando hasta terminar el procedimiento instaurado. La recuperación del área afectada está garantizada, y los casos permanecen documentados con resonancias. Al cabo del tiempo el paciente vuelve ya que unas ligeras molestias vuelven a aparecer (la rodilla es una sección corporal que tiene tendencia a resentirse), sin embargo con unas escasas sesiones vuelven a su estado óptimo evitando una nueva degeneración.

Fuente original: VivirMejor.es