jardin

Cómo limpiar muebles de terraza, patio y jardín

Limpiar los muebles de la terraza y el jardín es una tarea básica de mantenimiento para tenerlos en buen estado.

Guardar los muebles de exterior durante los días en que no se pueden usar, ya sea por la estación del año o por las condiciones meteorológicas, en un garaje o en el exterior apilados y tapados con una lona o funda, es el primer paso para que no se estropeen y no se ensucien demasiado.

Primer paso para todo tipo de muebles de exterior
1. A los muebles de terraza, patio o jardín les gusta el agua jabonosa
Limpiar los muebles de patio es sencillo, pero la primera vez de la temporada será, seguramente, más laboriosa.

En primer lugar, empieza por darles un cepillado para quitar el polvo o los restos de la suciedad más incrustada.
Para los muebles que tengan algún tipo de trenzado, vegetal o plástico, viene bien pasar el aspirador para limpiarlos aún más profundamente.z Puedes utilizar el accesorio de cepillo pequeño.
El paso final es lavarlos con una mezcla de agua y jabón, neutro si es posible.
A excepción de los muebles de material plástico o resistente al agua, procura no empaparlos para que la madera o la fibra no absorban el agua.
Puedes acelerar el proceso de lavado retirando el jabón con una manguera si estás en un jardín del mobiliario de hierro o metálico y plástico. Retira con un trapo el exceso de agua y luego deja secar perfectamente.
2. Limpiar muebles plásticos o de resinas
Son muebles fáciles de limpiar y mantener. En general, solo con lavarlos habrán quedado limpios. En algunos casos, como el de los muebles blancos, pueden tener manchas incrustadas o algún rayado.

Para devolverles su color lo mejor es tratarlos con un limpiador de los llamados espesos (cada país tiene sus marcas). Se aplican con una esponja y se deja unos minutos para que actúe.

3. Muebles de mimbre, ratón o fibras vegetales, los más delicados del jardín
Limpia preferiblemente, siempre, con cepillo y aspirador y relega el agua jabonosa para manchas difíciles. Si se empapan, estos muebles se deforman y estropean porque son delicados. Mantenlos a cubierto siempre que sea posible.

4. Mantenimiento de los muebles de teka y maderas exóticas
La teka (o teca) es una madera especial para exterior por lo que no es tan delicada como las de otro tipo. Pero sí tiene unos cuidados mínimos. Sabrás que tus muebles adquieren con el paso del tiempo un color grisáceo desde el tono más dorado original. Es consecuencia de estar a la intemperie. A algunos les gusta pero otras personas (puede ser tu caso) prefieren el color original.

Para no perderlo o recuperarlo, después de la limpieza, pueden aplicar un producto renovador, un aceite especial, que nutre la madera y la impermeabiliza. Se extiende con brocha o con un trapo de algodón y conviene repetir la operación cada tres meses más o menos, dependiendo de la exposición al sol o a las inclemencias que sufra el mueble.

5. Cuidar muebles de madera de pino o similares
El proceso de limpieza es el mismo, pero hay que tener cuidado de que no empape demasiado la madera, que puede deformarse. Para que aguanten bien en el exterior, lo mejor es protegerlos de la lluvia, insectos y hongos tratándolos con barnices y tintes ecológicos e hidrófugos.

Tienen que tener siempre una buena capa de barniz. Un buen truco es preservarlos con barnices aptos para madera de barcos que los preservan mejor de las condiciones climatológicas adversas.

6. Muebles de forja, metálicos y de hierro: limpieza
Después de una limpieza general, es probable que con este tipo de muebles, bastante trabajados y con formas artísticas, tengas que hacer un repaso con un cepillo más pequeño (te servirá un cepillo dental) para las zonas de difícil acceso.

Después de la limpieza, deja secar totalmente y busca lugares de la superficie donde la pintura haya podido desprenderse. Si son pequeños, recurre a un pequeño “parche” pintando con un color lo más parecido posible e intentando “fundir” los bordes para que no se note la diferencia.

Si la pintura está muy estropeada no te quedará más remedio que decapar, quintando el esmalte antiguo, y repintar.

7. Muebles de jardin de piedra ¿cómo mantenerlos?
Si tienes muebles de este tipo en tu jardín, seguro que se manchan porque es imposible moverlos. Tanto si están en una zona de sombra o en una de sol, el agua es imprescindible.

Una buena limpieza con agua jabonosa debe ser suficiente, si se hace periódicamente. Sin embargo, si tienen suciedad incrustada lo mejor será una limpieza con agua a presión, para que se desprenda bien.