jueves, octubre 11
Home>>Gastronomia>>Cocteles caseros

Eres demasiado imbécil para hacer compras en internet y tu cánido se volvió a comer tu mancha. ¿Qué hacer? Bien, en un planeta cuerdo, haría lo que generaciones de pequeños estúpidos y desganados han hecho ya antes que un curso de cocteleria o curso de bartender , y te irías al cajón de las medicinas. El valium de mamá y una copa de jarabe para la tos jamás mataron a absolutamente nadie, ¿cierto?

Desde luego que no, ¿mas dónde se encuentra el entretenimiento en ponerte hasta el pito si no estás recorriendo la estratósfera de las alucinaciones? El LA Times considera que los pequeños están atestando los centros de salud en California por tomar alcohol para manos. Según parece no es buenísimo para la salud, con efectos secundarios que van desde diarrea y perdida de memoria, hasta ceguera y daño irreversible de órganos. Y con los costes del alcohol a la levanta, emborracharse podría pronto transformarse en un lujo más que en una necesidad diaria para lidiar con la vida.

¿Mas de verdad debe llegar a eso? Tal vez no, por el hecho de que pasé ciertos minutos en Google y hallé un montón de opciones alternativas que, si estuviese desquiciado, podría tomar la próxima vez que vaya a casa de alguien y lo único que tenga en su refrigerador sea apio, y un litro de leche caduca.

ADVERTENCIA (EN CASO DE QUE SEAS UN IDIOTA): NO BEBAS NINGUNA DE ESTAS COSAS. YO SÓLO LES DI UN PEQUEÑO SORBO Y TÚ NO ERES TAN RUDO COMO YO

Mojito de enjuague

Ingredientes:

quince tazas de Listerine
doce hojas de menta
1 cucharada de azúcar
1 taza de jugo de limón
tres tazas de agua mineral

Primero, me tomé la molestia de acomodar mis hojas de menta en el fondo del vaso. Por alguna razón, si te toma más de media hora hacer tu mojito, no sabe igualmente bien. Después añadí un tanto de hielo molido, una buena dosis de Listerine, un tanto de azúcar, un tanto de jugo de limón, y lo agité tal y como si mi vida dependiese de ello. Después añadí un tanto de agua mineral y más menta, de qué manera si no fuese ya una cura radioactiva para el mal aliento.

¿De qué forma supo?

¿Recuerdas cuando tu mamá te afirmaba que no te tragaras el enjuague? ¿Aun si ese exquisito y refrescante sabor a menta te lo solicita a voces? No era tanto pues sea una bebida enormemente venenosa (si bien lo es), era más bien por el hecho de que no te quería meter a la cama borracho (el nivel de alcohol es de doscientos sesenta y nueve por ciento; prácticamente lo mismo que la ginebra). Es cierto, un reporte en el Emergency Medical Journal afirma que tomar enjuague bucal puede (puede) llevar a: “una acidosis severa del hiato amiónico y baja osmolaridad, colapso múltiples de los órganos, y la muerte”, lo que suena mal, mas estas son exactamente las mismas personas que te afirman que el Jack Daniel’s debe gozarse con “moderación”. Sabes, creo que esta bebida podría ponerse de moda; la gente sorbiendo sus verdosas bebidas en pequeñas meses a lo largo del verano, una condimenta de licor de menta para gente con carácter.

Actualización: Ya han pasado 3 días y aún no me puedo eliminar el sabor de la boca. Me dio la sensación de que sería muy irresponsable de mi parte no decirles es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *